Tu corazón es simple

Tu corazón es simple, porque no necesita mucho para sentirse en paz. Le basta un respiro, una sonrisa, un momento para contemplar.

Tu corazón es simple, porque lo único que necesita dar y recibir es amor puro. Lo demás le sale sobrando.

Tu corazón es simple porque se rige por una regla muy sencilla: si trata bien a los demás y se trata bien a sí mismo, todo estará en orden.

Tu corazón es simple porque siempre sabe lo que quiere.

Lo complejo es tu mente y todo lo que alberga. 

Las ideas que te has creído, la identidad que te has inventado, las heridas que has sufrido, el territorio que has creído tuyo, los miedos que te han inculcado. Todo eso construye un muro invisible que te separa de la simplicidad de tu corazón y de la vida misma.

Pero si te detienes un momento y dejas de vivir del cuello para arriba, si cierras los ojos y bajas tu atención hasta tu pecho, te encontrarás con esa de ti que además de ser simple y bella, te tiene con vida en este momento.

Intenta recordar esto siempre.

Si te gusta mi contenido, quizá quieras suscribirte al Grupo Minimal, mi lista de correos donde mando mails esporádicos con ideas, reflexiones y noticas que no comparto en otros lados. Sólo deja tu mail aquí. Prometo no saturar tu bandeja de entrada.