Decidir desde el amor

Decidir desde el amor

Muchas veces, cuando no sé qué hacer frente a una situación, dejo que el amor decida por mí.

Me refiero a elegir la opción más amorosa. La que nace de la intuición. La que va encaminada hacia un verdadero bienestar (mío y de los demás).

¿Irme o quedarme?
¿Tiempo o dinero?
¿Hablar o escuchar?
¿Echar la culpa o pedir perdón?
¿Seguir o terminar una relación?
¿Hacerlo rápido o hacerlo bien?
¿Ceder el paso o acelerar?
¿Dormir 5 minutos más o salir a correr?

La respuesta no siempre es tan evidente y desde luego, no siempre es tan fácil llevarla a cabo. Pero creo que siempre es la correcta. Porque cuando decides desde el amor y la generosidad, no hay forma de equivocarse, ¿o sí?

Tal vez te suene un poco cursi, pero creo que vale la pena intentarlo.

Yo lo estoy haciendo, y aunque no siempre decido de esta manera, siento que cada vez tengo más claridad acerca de lo que quiero y lo que no quiero.

Cuando no sepas qué hacer, detente un momento y piensa:
¿cuál es la opción más amorosa?

*Este texto está inspirado (y casi copiado) en una de mis entradas favoritas de zenhabits.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s